martes, 3 de junio de 2008

UN VERSO MÁS VIEJO QUE LA ESCARAPELA

La disputa entre las entidades patronales “del campo” y el gobierno nacional es una pelea entre dos sectores ajenos al pueblo y a ninguno de los dos frentes les preocupa el destino de la clase trabajadora ni del sector popular.

Es falso que este gobierno confronte con los “intereses económicos concentrados” como algunos quieren hacer creer. Al contrario, el gobierno de los Kirchner los ha favorecido en sus casi 5 años de gobierno. ¿O los grandes industriales hoy beneficiados con el favor oficial no fueron tan golpistas como la oligarquía agraria? ¿O no es obsceno el negociado del “tren bala” mientras la red ferroviaria sigue destruida? ¿O el petróleo no sigue en manos de Respsol y un puñado más de empresas? ¿O no es un escándalo el saqueo que realizan las multinacionales mineras? ¿O la tierra no sigue concentrada en 4000 grandes propietarios agrarios que poseen 85 millones de hectáreas, la mitad de la tierra cultivable en nuestro país? ¿O el 40% de producción sojera no está concentrada en apenas un 2,2% de los productores? ¿O no es un hecho que cinco grandes empresas (Cargill, Dreyfus, Bunge, Vicentín, Aceites General Deheza) concentran la casi totalidad de la exportación de granos?

Mientras el salario alcanza cada vez menos ante la suba de precios el gobierno miente descaradamente con el discurso de que las retenciones son para “distribuir las riquezas”.

Por otro lado, las 4 organizaciones patronales del campo defienden sus abultadas ganancias y sólo les interesa exportar con altos precios internacionales de los granos y la carne sin importarles que aumenten los alimentos de todos. A ninguna entidad le preocupa la situación de los empleados rurales, que tienen los salarios peor pagos del país y de los cuales el 75% está en “negro”. Tampoco se preocupan por impulsar la derogación de la ley videlista 22.248 que permite la brutal explotación de los trabajadores rurales.

Unos y otros hablan de “repartir la recaudación”, siendo que el 60% de lo que recauda el Estado sale de los bolsillos de la gente, de impuestos como el 21% de IVA que pagan por cada artículo que se consume, mientras no aumentan ni los presupuestos a la salud ni a la educación pública y, encima, ponen un techo a los reclamos salariales.

Tanto el gobierno nacional como las entidades agrarias buscan el apoyo de las masas engañando y dividiéndolas entre estas dos opciones: o con el “campo” o con el gobierno. La clase trabajadora debe luchar por lo suyo y buscar una tercer salida al conflicto. Debe exigir un salario mínimo que cubra la canasta familiar y para defenderse de la inflación los trabajadores necesitan su propia escala móvil. Es decir, una claúsula de aumento mensual automático según los aumentos de precios al consumo para que no haya más trabajadores sin cubrir sus necesidades elementales en la Argentina.

Ni con el gobierno ni con las patronales del campo.

· No al techo salarial del gobierno K, la CGT y la CTA. Salario mínimo equivalente a lo que cuesta una canasta familiar.

· Basta de hambre. Abajo los impuestos al consumo popular. Eliminación del IVA a los productos de primera necesidad.

· Apoyo a las luchas de los trabajadores en todo el país.

· Abajo la esclavitud laboral. Por puestos genuinos de trabajo. Contra la precarización laboral y el trabajo en negro. Respeto de la jornada de 8 horas.

· Por la nacionalización de las grandes propiedades del campo.

· Por la nacionalización del comercio exterior y de los puertos privados, bajo el control de los trabajadores.

· No al desalojo de los pueblos originarios de sus tierras por parte de la “patria sojera”.

· Derogación de la videlista ley del peón rural. Blanqueo de todos los empleados rurales.

· Por un plan nacional de obras públicas al servicio de las necesidades populares, bajo el control de los trabajadores. No al “tren bala”. Cese inmediato y sin pago de las concesiones ferroviarias. Por un ferrocarril gestionado por los trabajadores y usuarios.

· Aumento del presupuesto para la salud y la educación públicas.






Fuente de información principal y recompilacion de fragmentos de www.pts.org.ar

3 comentarios:

Niceforo dijo...

Pasate y comenta en:

http://niceforovive.blogspot.com/

Ultimo post:
Cacerolas

"...No hay, no puede haber buenas finanzas, donde no hay buena política. Buena política quiere decir, respeto a los derechos; buena política quiere decir, aplicación recta y correcta de las rentas públicas; buena política quiere decir, protección a las industrias útiles y no especulación aventurera para que ganen los parásitos del poder; buena política quiere decir, exclusión de favoritos y de emisiones clandestinas !

Pero para hacer esta buena política se necesita grandes móviles, se necesita fe, honradez, nobles ideales; se necesita, en una palabra, patriotismo... Pero con patriotismo se puede salir con la frente altiva, con la estimación de los conciudadanos, con la conciencia pura, limpia y tranquila, pero también con los bolsillos livianos, y con patriotismo no se puede tener troncos rusos a pares, palcos en todos los teatros y frontones, no se puede andar en continuos festines y banquetes, no se puede regalar diademas de brillantes a las damas, en cuyos enos fementidos gastan la vida y las fuerzas que deberían utilizar en bien de la patria o de la propia familia!..."
Leandro Nicéforo Alem

Lucas dijo...

Buen artículo. Información detallada y muy precisa.
Aunque discrepando con respecto a algunos puntos citados en el informe.
Creo que a esta altura del conflicto ha desaparecido la débil escala de grises.
Hoy el conflicto se bifurca en dos opciones: con el campo o con el gobierno.
Como sabras, no estoy con el campo ni con las cacerolas de teflón.
Apoyo contundentemente al actual modelo de país.

Saludos.

Lelé dijo...

Buenísimo haber encontrado tu blog, Santiago. Saludos y ojalá nos encontremos pronto por ahí, futuro colega.